Lengua 

Mensajes de Medjugorje conteniendo 'cosas'

Total found: 56
¡Queridos hijos! Ya les he dicho que Yo los he escogido de manera especial tal y como son. Yo soy la Madre que los ama a todos. En esos momentos en que las cosas se pongan difíciles, no tengan miedo. Porque Yo los amo también cuando están lejos de Mí y de mi Hijo. Les ruego que no permitan que mi Corazón llore lágrimas de sangre a causa de las almas que se pierden en el pecado. Por lo tanto, queridos hijos, oren, oren, oren!
¡Queridos hijos! No, ustedes no están conscientes de las gracias que Dios les regala. En estos días, en los cuales el Espíritu Santo está obrando de manera particular, ustedes lamentablemente no se dejan mover. Sus corazones están volcados en las cosas materiales y éstas los absorben. Vuelvan sus corazones a la oración y pidan que el Espíritu Santo se derrame sobre ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Deseo invitarlos a que agradezcan a Dios todas las gracias que El les ha dado. Dénle gracias a Dios por todos Sus dones y glorifíquenlo. Queridos hijos, aprendan a ser agradecidos en las cosas pequeas y así sabrán dar gracias también por las cosas grandes. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a trabajar en la Iglesia. Yo los amo a todos por igual y deseo que todos trabajen, cada cual según su capacidad. Yo sé, queridos hijos, que ustedes pueden pero que no lo hacen porque se consideran demasiado limitados e insignificantes para esas cosas. Sean valientes y ofrezcan pequeas flores a la Iglesia y a Jesús, para que todos podamos sentirnos satisfechos. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Esta Cuaresma debe ser para ustedes un estímulo para cambiar sus vidas. Comiencen a hacerlo ya desde ahora! Apaguen el televisión y hagan a un lado las diversas cosas que no les son indispensables. Queridos hijos, Yo los invito a una conversión personal. Este tiempo es para ustedes! Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Ustedes están ahora demasiado preocupados por las cosas materiales y por eso, corren el peligro de perder todo lo que Dios quiere darles. Los invito, queridos hijos, a pedir los dones del Espíritu Santo que ahora les son necesarios para poder dar testimonio de mi presencia aquí y de todo lo que Yo les doy. Queridos hijos, abandónense totalmente a Mí, para que Yo pueda guiarlos en todo. No se preocupen de las cosas materiales. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Los invito a ser modelo para los demás en todo, especialmente en la oración y el testimonio. Queridos hijos, Yo no puedo ayudar al mundo sin ustedes. Deseo que ustedes colaboren Conmigo en todo, también en las cosas más pequeas. Por eso, queridos hijos, oren de tal manera que su oración sea una oración del corazón y abandónense totalmente a Mí. Así podré instruirlos y guiarlos en el camino que he comenzado con ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy los invito a la oración y al ayuno. Ustedes saben, queridos hijos, que con su ayuda Yo puedo hacerlo todo y obligar a Satanás que no siga instigando a nadie al mal y también a que se aleje de este lugar. Queridos hijos, Satanás los acecha a cada uno de ustedes en lo individual. El desea, sobre todo, perturbarlos a todos a través de las cosas cotidianas. Por tanto, los invito, queridos hijos, a hacer que cada uno de sus días sea sólo oración y un abandono total a Dios. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy deseo mostrarles cuánto los amo. Pero me duele no poder ayudar a cada uno de ustedes a comprender mi amor. Por tanto, queridos hijos, los invito a la oración y al abandono total a Dios, porque Satanás desea alejarlos de Dios a través de las cosas cotidianas y tomar el primer lugar en sus vidas. Por eso, queridos hijos, oren continuamente. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy deseo invitarlos a orar cada día por las almas del Purgatorio. Cada alma necesita de la oración y la gracia para alcanzar a Dios y el amor de Dios. A través de ello, queridos hijos, ustedes ganarán nuevos intercesores que los ayudarán en su vida a comprender que las cosas de la tierra no son importantes, sino que sólo el cielo es la meta a la cual ustedes deben aspirar. Por tanto, queridos hijos, oren sin cesar, para que puedan ayudarse a sí mismos y también a los demás, a quienes estas oraciones les proporcionarán alegría. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy quisiera envolverlos con mi manto y guiarlos por el camino de la santidad. Yo los amo y por eso deseo que ustedes sean santos. No quiero que Satanás los obstaculice en este camino. Queridos hijos, oren y acepten todo lo que Dios les presenta en este camino, que es doloroso. Pero a quien comience a recorrerlo, Dios le revelará toda la dulzura de modo que pueda responder a cada llamado Suyo. No den importancia a las pequeas cosas sino que aspiren al Cielo y a la santidad. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos!" Los invito a la entrega a Dios. En este tiempo, Yo deseo especialmente que ustedes renuncien a aquellas cosas a las que se han apegado y que perjudican su vida espiritual. Por eso, mis queridos hijos, decídanse enteramente por Dios y no permitan que Satanás entre en sus vidas a través de esas cosas que los daan en su vida espiritual. Mis queridos hijos, Dios Se ofrece a ustedes en plenitud. Ustedes sólo pueden descubrirlo y reconocerlo a El en la oración: por eso, decídanse por la oración! Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Yo estoy con ustedes, también cuando ustedes no estén conscientes de ello. Yo quisiera protegerlos de todo aquello que Satanás les ofrece y con lo cual quiere destruirlos. Como llevé a Jesús en mi seno, así quisiera llevarlos también a ustedes, mis queridos hijos, hacia la santidad. Dios quiere salvarlos y les envía mensajes por medio de personas, por medio de la naturaleza y de muchas cosas que sólo pueden ayudarlos a comprender, que ustedes deben cambiar el rumbo de sus vidas. Por eso, mis queridos hijos, comprendan también la grandeza del don que Dios les da a través de Mí, a fin de que Yo pueda protegerlos con mi manto y conducirlos al gozo de la vida. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a que se acerquen a Dios aún más a través de la oración. Sólo así, podré Yo ayudarlos y protegerlos de cualquier ataque satánico. Yo estoy con ustedes e intercedo por ustedes ante Dios, a fin de que El los proteja. Pero para ello necesito de sus oraciones y también de su Sí. Ustedes se pierden fácilmente en las cosas materiales y humanas y olvidan, que Dios es su mejor Amigo. Por eso, mis queridos hijos, acérquense a Dios para que El los proteja y para que El los preserve de todo mal. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy quisiera decirles que los amo. Yo los amo con mi amor maternal y los exhorto a abrirse completamente a Mí, a fin de que a través de cada uno de ustedes Yo pueda disponer de los medios para convertir y salvar al mundo donde hay tanto pecado y tantas cosas malas. Por eso, mis queridos hijitos, ábranse completamente a Mí para que Yo pueda llevarlos más y más hacia el amor maravilloso de Dios, el Creador, Quien se revela a ustedes día a día. Yo estoy a su lado y les muestro al Dios que los ama. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Yo soy su Madre y los invito a acercarse más a Dios por medio de la oración, porque sólo El es su Paz, su Salvador. Por eso, hijitos, no busquen consuelo en las cosas materiales; más bien, busquen a Dios. Yo estoy orando por ustedes e intercedo ante Dios por cada uno en lo individual. Yo busco sus oraciones, que ustedes me acepten a Mí y mis mensajes como en los primeros días de las apariciones. Y sólo entonces, cuando ustedes abran sus corazones y oren, sucederán los milagros. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a vivir la paz en sus corazones y en sus familias. No hay paz, queridos hijos, donde no hay oración; y no hay amor donde no hay fe. Por eso hijitos, los invito a todos a decidirse de nuevo hoy por la conversión. Yo estoy cerca de ustedes y los invito a todos, hijitos, a mis brazos para ayudarles. Pero ustedes no quieren y así, Satanás los tienta y en las cosas más pequeñas, su fe desaparece. Por eso, queridos hijos, oren y a través de la oración tendrán la bendición y la paz. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Los invito a decidirse de nuevo a amar a Dios sobre todas las cosas. En este tiempo en el que, a causa del espíritu de consumismo, se olvida lo que significa amar y apreciar los verdaderos valores. Yo los invito de nuevo, hijitos, a poner a Dios en primer lugar en su vida. Que Satanás no los atraiga con las cosas materiales, hijitos, sino decídanse por Dios que es libertad y amor. Escojan la vida y no la muerte del alma. Hijitos, en este tiempo en que meditan la pasión y la muerte de Jesús, los invito a decidirse por la vida que volvió a florecer por medio de la Resurrección y que su vida se renueve hoy a través de la conversión que los conducirá a la vida eterna. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy día los invito a que comprendan su vocación cristiana. Hijitos, yo los he guiado y los estoy guiando a través de este tiempo de gracia, para que lleguen a ser conscientes de su vocación cristiana. Los santos mártires morían testimoniando: Yo soy cristiano y amo a Dios por sobre todas las cosas! Hijitos, también hoy día los invito a regocijarse y a ser cristianos gozosos, responsables y conscientes de que Dios los ha llamado de manera especial a fin de que sean manos gozosamente tendidas hacia aquellos que no creen y para que con su ejemplo de vida, ellos reciban la fe y el amor hacia Dios. Por tanto, oren, oren, oren, para que su corazón se abra y se haga sensible a la palabra de Dios. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

Comentario del mensaje

¡Queridos hijos! También hoy los llamo al ayuno y a la renuncia. Hijitos, renuncien a lo que les impide estar cerca de Jesús. De manera especial los llamo: Oren, ya que únicamente con la oración podrán vencer vuestra voluntad y descubrir la voluntad de Dios aun en las cosas más pequeñas. Con vuestra vida cotidiana, hijitos, ustedes llegarán a ser ejemplo y testimoniarán si viven para Jesús o en contra de El y de Su voluntad. Hijitos, deseo que lleguen a ser apóstoles del amor. Amando, hijitos, se reconocerá que son míos. Gracias por haber respondido a mi llamado!

Comentario del mensaje

Para de comparación con distinto lingüístico versión escoja

 


Wap Home | Actualizaciónes  | Medjugorje  | Mensajes  | Artículos y Noticias  | Videos[EN]  | Galería[EN]

Powered by www.medjugorje.ws