Lengua 

Mensajes de Medjugorje conteniendo 'tanto'

Total found: 104
¡Queridos hijos! Ya les he dicho que Yo los he escogido de manera especial tal y como son. Yo soy la Madre que los ama a todos. En esos momentos en que las cosas se pongan difíciles, no tengan miedo. Porque Yo los amo también cuando están lejos de Mí y de mi Hijo. Les ruego que no permitan que mi Corazón llore lágrimas de sangre a causa de las almas que se pierden en el pecado. Por lo tanto, queridos hijos, oren, oren, oren!
¡Queridos hijos! Hoy quiero decirles que deben orar antes de iniciar cada trabajo y terminarlo con oración. Si lo hacen así, Dios los bendecirá a ustedes y su trabajo. En estos días ustedes han estado orando poco y trabajando mucho. Por tanto, oren. En la oración encontrarán descanso. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Sin oración no hay paz. Por tanto les digo, queridos hijos, oren por la paz al pie de la Cruz. Gracia por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Todavía necesito de sus oraciones. Ustedes se preguntan: Por qué tantas oraciones? Miren en torno suyo, queridos hijos, y verán cuán grande es el pecado que domina este mundo. Por tanto, oren para que Jesús triunfe. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a comenzar a ayunar con el corazón. Hay muchas personas que ayunan sólo porque todos los demás están ayunando. Se ha convertido en una costumbre que nadie quiere abandonar. Pido a la parroquia que ayune en acción de gracias, porque Dios me ha permitido quedarme tanto tiempo en esta parroquia. Queridos hijos, ayunen y oren con el corazón! Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy deseo decirles que a menudo me regocijan con sus oraciones; pero hay muchos, incluso aquí en la parroquia, que no oran y mi Corazón se entristece. Por lo tanto, oren, para que Yo pueda ofrecer al Señor todos sus sacrificios y sus oraciones. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Ustedes saben que se acerca el tiempo de gozo [la Navidad], pero sin amor, no conseguirán nada. Por tanto, antes que nada, comiencen a amar a sus familias, a amarse los unos a los otros en la parroquia y entonces serán capaces de amar y acoger a todos los que vienen aquí. Que esta semana sea para ustedes la semana del aprendizaje del amor. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! En estos días, Satanás se está manifestando fuertemente en esta parroquia. Oren, queridos hijos, para que se cumpla el plan de Dios y que cualquier obra de Satanás se transforme para gloria de Dios. Yo me he quedado tanto tiempo entre ustedes para ayudarlos en las pruebas. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Yo deseo continuar dándoles mis mensajes y por eso, hoy los invito a vivir y a acoger mis mensajes. Queridos hijos, Yo los amo y he escogido de manera especial a esta parroquia, que me es más querida que tantas otras en las que de buena gana me he quedado cuando el Altísimo me envió a ellas. Por tanto, los llamo y les digo: Acójanme, queridos hijos, para que también ustedes sean felices. Escuchen mis mensajes! Escúchenme! Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy deseo invitarlos a todos ustedes a la Confesión, aún cuando se hayan confesado hace pocos días. Deseo que vivan mi fiesta en sus corazones. Pero ustedes no podrán hacerlo, a menos que se entreguen completamente a Dios. Por tanto, los invito a todos a reconciliarse con Dios! Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a orar con el corazón y no sólo por hábito. Algunos vienen pero no quieren progresar en la oración. Por tanto, como su Mamá, Yo quiero suplicarles: oren para que en todo momento la oración prevalezca en sus corazones. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! En los próximos días [para el 04 aniversario del inicio de las apariciones] vendrán a esta parroquia personas de todas las nacionalidades. Por tanto, Yo los invito al amor: amen primero que nada a todos los miembros de su familia y así podrán acoger y amar a todos aquellos que vengan. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy quiero advertirles que Dios les enviará pruebas que ustedes podrán superar con la oración. Dios los prueba a través de sus ocupaciones cotidianas. Por tanto, oren para poder superar cada prueba con una paz absoluta. A través de cada prueba salgan más abiertos a Dios y acérquense a El con amor. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Deseo recordarles que este tiempo es especialmente para ustedes, los de la parroquia. En el verano, ustedes dicen que tienen demasiado trabajo. Ahora no tienen trabajos pendientes en los campos; por tanto, trabajen en ustedes mismos! Vengan a la Santa Misa, porque este tiempo les ha sido concedido a ustedes. Queridos hijos, son muchos los que vienen regularmente a la Misa, a pesar del mal tiempo, porque me aman y de esa forma desean manifestarme su amor. Yo espero de ustedes que me demuestren su amor viniendo a Misa, el Seor los recompensará ampliamente. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Deseo agradecerles todos sus sacrificios y los invito al sacrificio más grande: el sacrificio del amor. Sin amor, ustedes no podrán transmitir sus experiencias a los demás. Por lo tanto, Yo los invito, queridos hijos, a comenzar a vivir el amor en sus corazones. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Los invito a vivir la Santa Misa. Muchos de ustedes han experimentado la alegría y la belleza de la Santa Misa y hay otros también que no vienen de buena gana. Yo los he escogido, queridos hijos, y Jesús les da Sus gracias en la Santa Misa. Por lo tanto, vivan conscientemente la Santa Misa y que cada venida los llene de alegría. Vengan con amor y acojan con amor la Santa Misa. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Ustedes son responsables de los mensajes. Aquí se encuentra la fuente de la gracia y ustedes, queridos hijos, son las vasijas a través de las cuales es transmitida esa gracia. Por tanto, queridos hijos, los invito a cumplir este servicio con responsabilidad. Cada uno responderá en la medida de la propia capacidad. Los invito a distribuir con amor los dones a los demás y a no conservarlos para ustedes mismos. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy deseo darles mi amor. Ustedes no saben, queridos hijos, cuán grande es mi amor y no saben acogerlo. De diversas maneras Yo se los quiero manifestar, pero ustedes, queridos hijos, no lo reconocen. Ustedes no comprenden mis palabras con el corazón, por lo tanto tampoco entienden mi amor. Queridos hijos, acéptenme en sus vidas y entonces podrán aceptar todo aquello que Yo les digo y todo aquello a lo que Yo los invito. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a todos a vivir en sus vidas el amor a Dios y al prójimo. Sin amor, queridos hijos, ustedes no pueden hacer nada. Es por eso que Yo los invito, queridos hijos, a vivir el amor mutuo. Sólo así podrán ustedes amarme y aceptarme a Mí y a todos aquellos que vienen a su parroquia: todos sentirán mi amor a través de ustedes. Por tanto, les ruego, queridos hijos, que comiencen desde hoy a amar con un amor ardiente, con el amor con el que Yo los amo. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a decidirse, si desean vivir los mensajes que Yo les estoy dando. Deseo que sean activos en vivir y comunicar mis mensajes. De modo particular, queridos hijos, deseo que todos ustedes sean un reflejo de Jesús que ilumine a este mundo infiel que camina en tinieblas. Deseo que todos sean luz para otros y que den testimonio de la luz. Queridos hijos, ustedes no han sido llamados a las tinieblas sino a la luz; por tanto, vivan la luz con sus vidas. Gracias por haber respondido a mi llamado!
Para de comparación con distinto lingüístico versión escoja

 


Wap Home | Actualizaciónes  | Medjugorje  | Mensajes  | Artículos y Noticias  | Videos[EN]  | Galería[EN]

Powered by www.medjugorje.ws