Lengua 

Mensajes de Medjugorje - completo lista

¡Queridos hijos! Los invito a ser modelo para los demás en todo, especialmente en la oración y el testimonio. Queridos hijos, Yo no puedo ayudar al mundo sin ustedes. Deseo que ustedes colaboren Conmigo en todo, también en las cosas más pequeas. Por eso, queridos hijos, oren de tal manera que su oración sea una oración del corazón y abandónense totalmente a Mí. Así podré instruirlos y guiarlos en el camino que he comenzado con ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy los invito a la oración y al ayuno. Ustedes saben, queridos hijos, que con su ayuda Yo puedo hacerlo todo y obligar a Satanás que no siga instigando a nadie al mal y también a que se aleje de este lugar. Queridos hijos, Satanás los acecha a cada uno de ustedes en lo individual. El desea, sobre todo, perturbarlos a todos a través de las cosas cotidianas. Por tanto, los invito, queridos hijos, a hacer que cada uno de sus días sea sólo oración y un abandono total a Dios. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! En estos días, en que llenos de alegría ustedes celebran la Fiesta de la Cruz, Yo deseo que también para ustedes su cruz se transforme en alegría. De modo particular, queridos hijos, oren para poder aceptar la enfermedad y los sufrimientos con amor, tal y como Jesús los ha aceptado. Sólo así podré darles con alegría las gracias y curaciones que Jesús me concede. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy les agradezco todo aquello que ustedes han hecho por Mí en estos días. De modo particular, queridos hijos, les agradezco a nombre de Jesús los sacrificios ofrecidos la semana pasada. Queridos hijos, ustedes olvidan que Yo deseo de ustedes sacrificios para ayudarlos y para alejar a Satanás de ustedes. Por lo tanto, los invito de nuevo a ofrecer sacrificios a Dios. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Los invito a ayudar a todos con su paz, para que al verla, comiencen a buscarla. Ustedes, queridos hijos, viven en la paz y no pueden comprender lo que significa no tenerla. Por tanto, los invito a ayudar con su oración y con sus vidas a que cualquier mal que haya en la gente sea destruido y a que el engao, del que Satanás se sirve, sea descubierto. Oren para que la verdad prevalezca en todos los corazones. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy los invito a la oración. Ustedes, queridos hijos, no estarán en posibilidad de comprender cuán grande es el valor de la oración, hasta que no se digan a sí mismos: 'Ahora es tiempo de orar! En este momento nada más es importante para mí; en este momento no hay nadie más importante para mí sino Dios!' Queridos hijos, conságrense a la oración con amor particular, así Dios podrá recompensarlos con Sus gracias. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Ustedes saben que Yo deseo guiarlos por el camino de la santidad, pero no deseo obligarlos a ser santos por la fuerza. Yo deseo que cada uno de ustedes se ayude a sí mismo, por medio de pequeos sacrificios personales, de tal manera que Yo pueda guiarlos a estar cada día más cerca de la santidad. Por lo tanto, queridos hijos, Yo no deseo obligarlos a vivir mis mensajes, pero este largo tiempo que he permanecido con ustedes es seal de que Yo los amo inmensamente y de que deseo que cada uno de ustedes sea santo. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy deseo mostrarles cuánto los amo. Pero me duele no poder ayudar a cada uno de ustedes a comprender mi amor. Por tanto, queridos hijos, los invito a la oración y al abandono total a Dios, porque Satanás desea alejarlos de Dios a través de las cosas cotidianas y tomar el primer lugar en sus vidas. Por eso, queridos hijos, oren continuamente. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy los invito a la oración. En modo particular los invito, queridos hijos, a orar por la paz. Sin sus oraciones, queridos hijos, Yo no puedo ayudarlos a realizar el mensaje que el Seor me ha dado para ustedes. Por tanto, queridos hijos, oren para que en la oración ustedes lleguen a conocer la paz que Dios les da. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy también deseo invitarlos a tomar en serio y vivir los mensajes que Yo les doy. Queridos hijos, es por ustedes que Yo me he quedado aquí tan largo tiempo, para ayudarlos a poner en práctica todos los mensajes que les he dado. Por tanto, queridos hijos, vivan por amor a Mí todos los mensajes que Yo les doy. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy deseo invitarlos a orar cada día por las almas del Purgatorio. Cada alma necesita de la oración y la gracia para alcanzar a Dios y el amor de Dios. A través de ello, queridos hijos, ustedes ganarán nuevos intercesores que los ayudarán en su vida a comprender que las cosas de la tierra no son importantes, sino que sólo el cielo es la meta a la cual ustedes deben aspirar. Por tanto, queridos hijos, oren sin cesar, para que puedan ayudarse a sí mismos y también a los demás, a quienes estas oraciones les proporcionarán alegría. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a todos a orar con todo el corazón y a cambiar día a día sus vidas. Especialmente los invito, queridos hijos, a comenzar a vivir santamente por medio de sus oraciones y sacrificios, porque deseo que cada uno de ustedes que haya estado en esta fuente de la gracia, llegue al Paraíso con el don especial de la santidad que les ha sido concedido. Por tanto, queridos hijos, oren y cambien día a día sus vidas, para que lleguéis a ser santos. Y estaré siempre cerca de ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy los invito a vivir y a seguir con particular amor todos los mensajes que Yo les doy. Queridos hijos, Dios no quiere que ustedes sean tibios e indecisos, sino que se abandonen totalmente a El. Ustedes saben que Yo los amo y que ardo de amor por ustedes. Por tanto, queridos hijos, decídanse por el amor para que también ustedes sean inflamados y puedan conocer cada día el amor de Dios. Queridos hijos, decídanse por el amor, para que el amor reine en todos ustedes, pero no el amor humano, sino el amor divino. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy los invito a consagrarme sus vidas con amor, a fin de que Yo pueda guiarlos en el amor. Yo los amo, queridos hijos, con un amor especial y deseo conducirlos a todos al Cielo con Dios. Yo deseo que ustedes comprendan que esta vida dura poco en comparación con la del Cielo. Por tanto, queridos hijos, decídanse hoy nuevamente por Dios. Sólo así podré mostrarles cuánto los amo y cuánto deseo que todos ustedes sean salvados y estén Conmigo en el Cielo. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy los invito a preparar sus corazones para estos días, en los que el Seor desea purificarlos de manera especial de todos los pecados de su pasado. Ustedes, queridos hijos, no pueden hacerlo solos. Por eso, Yo estoy aquí para ayudarles. Oren, queridos hijos, sólo así podrán conocer todo el mal que hay en ustedes y ofrecerlo al Seor, a fin de que el Seor pueda purificar sus corazones de todo. Por tanto, queridos hijos, oren sin cesar y preparen sus corazones con la penitencia y el ayuno. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Los invito a orar de manera especial en este tiempo [de Adviento], para estar en condiciones de experimentar el gozo del encuentro con Jesús recién nacido. Yo, queridos hijos, deseo que ustedes vivan estos días con gozo, como Yo los vivo. Deseo guiarlos y mostrarles la alegría a la que Yo deseo conducirlos a cada uno de ustedes. Por tanto, queridos hijos, oren y abandónense totalmente a Mí. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy, de nuevo deseo invitarlos a la oración. Cuando ustedes oran, son mucho más bellos: como las flores que, después de la nieve, muestran toda su belleza y cuyos colores se vuelven indescriptibles. Así también ustedes, queridos hijos, después de la oración, muestren a Dios su belleza para ser amados por El. Por tanto, queridos hijos, oren y abran sus corazones al Seor para que El haga de ustedes una flor armoniosa y bella para el Paraíso. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy doy gracias al Seor por todo lo que El está haciendo, de modo especial por la gracia de poder estar también hoy con ustedes. Queridos hijos, estos son días en los que el Padre ofrece gracias particulares a todos aquellos que le abren el corazón. Yo los bendigo y deseo que también ustedes, queridos hijos, conozcan las gracias de Dios y pongan todo a la disposición de Dios para que El sea glorificado a través de ustedes. Mi Corazón sigue atentamente cada uno de sus paso. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy deseo invitarlos a todos a vivir en este nuevo ao todos los mensajes que Yo les doy. Queridos hijos, sepan que Yo me he quedado aquí tan largo tiempo por causa de ustedes, para poder guiar sus pasos por el camino de la santidad. Por tanto, queridos hijos, oren sin cesar y vivan todos los mensajes que Yo les doy, porque Yo lo estoy haciendo con gran amor hacia Dios y hacia ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Deseo agradecerles cada respuesta a los mensajes. Especialmente, queridos hijos, les agradezco todos los sacrificios y las oraciones que ustedes me han ofrecido. Queridos hijos, de ahora en adelante, Yo deseo darles los mensajes pero ya no cada jueves sino el día 25 de cada mes. Ha llegado el tiempo en que se ha realizado todo lo que mi Corazón deseaba. A partir de hoy les daré menos mensajes, pero Yo sigo estando con ustedes; por tanto, queridos hijos, les suplico: escuchen mis mensajes y vívanlos, a fin de que Yo pueda guiarlos. Queridos hijos, gracias por haber respondido a mi llamado!
Para de comparación con distinto lingüístico versión escoja

 


Wap Home | Actualizaciónes  | Medjugorje  | Mensajes  | Artículos y Noticias  | Videos[EN]  | Galería[EN]

Powered by www.medjugorje.ws